2ª lección de Económia politica

3) ¿CUÁLES SON LAS CONDICIONES QUE DETERMINAN El PRECIO? UTILIDAD, OFERTA Y DEMANDA

   Si entro en una tienda y pido un par de zapatos, el empleado me ofrece sonriendo no un par sino varios, de forma y calidad distintas. Se comprende que el precio no va a ser siempre el mismo.

   Si el vendedor me pide por un par de zapatos ciento veinte euros y por otro sólo ochenta euros, puedo, naturalmente, informarme de la causa de esta diferencia de precio.

   ¿Qué me contestará el empleado?

   Ya sea que el primer par es de mejor calidad o que está más de moda.

   En una palabra me explicará primero la diferencia de precio por la calidad de los zapatos, por el uso que se puede hacer de ellos.

   ¿Es exacta esta explicación? A primera vista puede parecerlo.

   Es cierto que podré ponerme un par de años el par de zapatos de buena calidad. El otro me durará menos. ¿No será ésta la razón por la cual el primero cuesta más caro?

   Estudiemos más a fondo esta explicación. Consideremos, en vez del precio de dos pares de zapatos, el precio de un par y de otra mercancía, por ejemplo, un plato.

   Un plato, se sabe, es mucho más barato que un par de zapatos. Vamos a admitir que es cuatro veces más barato. ¿Se puede deducir de esto que dura menos que el par de zapatos? Por cierto no. Un plato, sobre todo si es metálico puede durar largos años, mientras que un par de zapatos sólo puede soportar algunas temporadas.

   La duración acerca del use de una mercancía no es pues el factor decisivo.

   Pero, ¿quizás el par de zapatos sea más caro que el plato porque resulta, en general, más útil? Es posible no usar el plato y tomar la sopa en la olla que sirvió para cocerla, como lo siguen haciendo en algunos lugares del mundo. Se puede pedir prestado un plato al vecino pero no resulta tan fácil pedir prestado un par de zapatos ni tampoco salir sin nada cuando hace fríe.

  Pero pensándolo bien, esta explicación de la diferencia de precios de las distintas mercancías tampoco resulta satisfactoria. Es real que el pan es infinitamente más barato que el diamante; y, sin embargo, el hombre lo necesita mucho más que al diamante. Aún más, todos sabemos que ciertas cosas de las cuales tenemos la más grande necesidad son muy baratas, algunas nos son regaladas gratuitamente como el aire, el agua del río, etc. ¿Podríamos decir entonces, que el par de zapatos cuesta cuatro veces más caro que el plato porque lo necesitamos cuatro veces más? ¿Dónde encontrar la medida que permita expresar en cifras la intensidad de la necesidad que el hombre tiene de un objeto determinado?

   Es imposible encontrar ésta clase de medida; es menos posible de medir que utilidad y la necesidad que se siente por una cosa. Son nociones relativas y muy variables.

   Supongamos que dos personas entran en una tienda para comprarse pantalones: un estudiante que gastó tanto los suyos que tuvo que pedir prestado un pantalón a un compañero para ir a la tienda, y un funcionario, bien pagado que va tiene una vestimenta muy completa y desea comprarse uno nuevo para estar más elegante en el teatro o cuando vaya de visita. Admitamos que ambos compradores eligen el mismo pantalón. ¿Cuál de los dos lo necesita más? El vendedor les pedirá sin embargo, el mismo precio a ambos.

   Parece, no obstante, que se puede hacer una objeción muy seria a todo lo anterior. Es verdad que no se puede determinar con precisión en qué medida un objeto es más útil que otro pero sí se puede determinar a cuántas personas les gustaría comprar un objeto determinado y a cuántas otras les gustaría venderlo.

   Es cierto que no puedo determinar cuántas veces más necesita el hombre los zapatos de piel que el pan, pero se puede determinar cuántas personas han ido hoy al mercado o a la tienda a comprarse zapatos de piel, cuántos había en venta en el mercado o en la tienda. Si, por ejemplo, doscientas personas han pedido hoy el N° 39 de los cuales sólo había cien pares en venta, sólo se pudo satisfacer a la mitad de los compradores. Esto significará que la demanda es mayor que la oferta. Si mañana hay en las tiendas 200 pares para 100 compradores, significará que la demanda será inferior a la oferta.

  ¿El precio de los zapatos de piel y de otras mercancías no se determinará así en el mercado? ¿No será por la relación entre la oferta y la demanda?

   La experiencia de la vida confirma todas estas reflexiones. Cuando hay pocas mercancías sobre el mercado los precios suben.

   Recordemos la inflación del precio del trigo en las provincias de la U.R.S.S. en 1922, durante la hambruna. Recordemos las ventas a precios rebajados de los productos a fines de temporada cuando las necesidades y la demanda disminuyen.

   Todos saben que el precio del trigo sube durante el verano, cuando las existencias se agotan y hay poco trigo en venta en el momento preciso en que la demanda aumenta, cuando muchos campesinos tienen que comprarlo, y que, después de la cosecha, el precio del trigo baja rápidamente.

   Todo el que estudia economía política sabe que la ley de dependencia de los precios de la oferta y de la demanda hace que los precios aumenten cuando hay una mayor demanda.1

   ¿Puede esta ley satisfacernos y hacemos declarar que finalmente hemos encontrado el factor determinante del precio de un producto determinado en una sociedad mercantil?

   No es tan sencillo y el problema no termina aquí. Veamos lo que resultaría si la ley de la oferta y de la demanda proporcionara una explicación, plenamente satisfactoria del precio de los productos y de las proporciones de los cambios.

   El precio de dos mercancías en que la oferta y la demanda se encuentran en las mismas proporciones tendría que ser el mismo. Sí, por ejemplo, hay mil kilos de azúcar en el mercado cuando los compradores sólo piden quinientos, y si, por otro lado, hay en mercado cien máquinas de coser para las cuales sólo se presentan cincuenta compradores, es evidente que en el mercado del azúcar y de las maquinas de coser, la oferta alcanza al doble de la demanda y que, en la hipótesis del precio determinado por la oferta y la demanda, el kilo de azúcar y la máquina de coser deberían de venderse al mismo precio. Pero nunca ocurre así. Y aún en estas condiciones la máquina de coser cuesta bastante más cara que el kilo de azúcar.2

   La ley de la oferta y de la demanda puede explicar por qué el kilo de azúcar costaba ayer tres euros y hoy cuesta tres y medio, por qué las máquinas de coser costaban cien euros y cuestan hoy ciento veinte; pero esta ley nunca explicará por qué el precio de las maquinas de coser se expresan en centenas de euros cuando el precio del azúcar se expresa solamente en euros.

   La ley de la oferta y la demanda puede modificar los precios de las mercancías pero no determinar las proporciones en las cuales las mercancías se cambian en el mercado, una por otra o por dinero. Las variaciones de los precios en el mercado, bajo la influencia de la oferta y de la demanda, no sobrepasan, por otro lado, ciertos límites.

   Si, por ejemplo, a consecuencia de una oferta insuficiente, los precios de un producto determinado llegaran a subir demasiado, podría ocurrir que varias personas que antes lo pedían, dejaran de pedirlo. Esto puede pasar no sólo durante el alza de los precios de los artículos de lujo, que no son indispensables, sino también cuando suben los precios de artículos muy necesarios. Todos saben que cuando la carne es cara, los obreros se alimentan esencialmente de pan, que cuando el pan es caro se alimentan de pasas y que desde hace varios años la gran mayoría de los obreros alemanes no consume mantequilla sino margarina, porque no puede pagar la mantequilla.

Un alza demasiado importante de los precios a consecuencia de la demanda, de la disminución de la oferta, o por cualquiera otra razón provoca a su vez una disminución de la demanda, hasta que vuelvan a bajar los precios.

  De la misma manera; cuando ciertas mercancías abundan en el mercado y se deprecian, la producción de estas mercancías llega a ser desventajosa y se detiene, lo que provoca la disminución de la oferta, mientras las existencias van vendiéndose, y, finalmente, los precios vuelven a subir.

   En numerosos casos no son la oferta y la demanda las que influyen sobre los precios, sino que es el precio por la ley de la oferta y la demanda y, tenemos que seguir investigando.

                     ———————————————————————————————————————————–

 1- Si la demanda crecer al doble y la oferta aumenta en las mismas proporciones y si las condiciones no cambian,              el precio no tiene por qué variar el precio ,varia solamente cuando la demanda aumenta en relación a la oferta o viceversa.

2- No es difícil darse cuenta que la hipótesis en la cual la ley de la ofertar la demanda hasta para determinar los precios, puede hacemos concluir que el kilo de azúcar debe costar tanto como la máquina de coser en condiciones determinadas. También se podría afirmar que el kilo de azúcar debo costar tanto como la máquina. A decir verdad nuestro razonamiento aún seria exacto si dijéramos que hay el mercado dos mil kilos de azúcar     cuando sólo se piden mil. La relación entre la oferta y  la demanda en el mercado de1azúcar sería la misma que en el mercado de la máquina de coser. De modo que el precio de lakilo de azúcar tendría que ser el mismo que el de una máquina de coser.

Anuncios